17 septiembre, 2021

Portazona

¡Tu Zona Informativa!

Frontera dominico-haitiana genera 300 millones de dólares anuales; en pandemia, CESFRONT detiene a tres mil migrantes (III de III)

El CESFRONT busca establecer un dispositivo estructurado, coordinado y amplio de seguridad fronteriza desde sus cuatro bases de operaciones reconocidas en los pasos formales localizados en Elías Piñas, Dajabón, Jimaní y Pedernales conocidos como puntos vulnerables de penetración ilegal.

Elías Piñas.-  Un comercio binacional asentado en la línea divisoria entre República Dominicana y Haití, desde su atípico y diverso mercado, que genera cerca de 300 millones de dólares por año y, a su vez, mueve aproximadamente entre diez a 15 mil personas por día, en un margen de tiempo de cada 50 minutos donde se desplazan con motivaciones migratorias.

En plena pandemia se han detenido tres mil nacionales haitianos según datos de el Cuerpo Especializado de Seguridad Fronteriza (CESFRONT), muchos de estos con fines de atravesar la frontera buscando cubrir necesidad de salud, alimentación y de generar ingresos por medio del comercio informal, de la construcción, otros.

En ese orden, otros elementos como la tensión que se produce por la migración ilegal de nacionales haitianos y una pandemia en apogeo, fueron los detonantes a los que (CESFRONT) se enfrentó y reforzó su maquinaria humana para dar oportuna respuesta de seguridad y defensa del territorio dominicano, básicamente desde mediados del 2020.

Como objetivo y enfoque principal el CESFRONT busca establecer un dispositivo estructurado, coordinado y amplio de seguridad fronteriza desde sus cuatro bases de operaciones reconocidas en los pasos formales localizados en Elías Piñas, Dajabón, Jimaní y Pedernales reconocidos como puntos vulnerables de penetración ilegal.

Realizar patrullaje y establecer puestos de control, observación y chequeo, aplicando todas las medidas de coordinación necesarias para el desarrollo de operaciones conjuntas con las diferentes agencias destacadas a todo lo largo de la frontera dominico-haitiana.

CESFRONT: “El mercado binacional genera 300 millones de dólares por año. Mientras que cerca de tres mil nacionales haitianos intentaron cruzar la frontera en lo que va del 2021”,

José Manuel Durán Infante, director del CESFRONT.
Foto: Adalgisa Corcino/Puesto de Chequeo de la Fuerza de Tarea Conjunta e Interagencial se encargan de los controles migratorios, vigilando el cruce migratorio por los pasos formales del país. Vista del puesto Los Pilones ubicado en Azua. Existen en Enriquillo, Oviedo, Carrizal.

Escuela de Formación (ESCAFRONT)

De la cantidad de militares activos que pertenecen al CESFRONT, su director, el general de Brigada José Manuel Durán Infante especificó que: “Nosotros tenemos setecientos miembros activos de los que cuales 120 son mujeres algunas son especialistas y trabajan en la cocina, en el cuerpo médico, pero otras son soldados y prestan servicios y hacen patrulla. Tratamos de darle prioridad a los jóvenes de la zona fronteriza”.

En el CESFRONT también participan mujeres de San Juan de la Maguana, “el centro de entrenamiento para los miembros es muy importante donde tenemos cuatro bases principales y una escuela de formación ubicada en Capotillo en Loma de Cabrera, una vez que reciben el centro en sus instituciones y luego llegan al CESFRONT, para recibir la formación sobre la seguridad de frontera”.

En los niveles de la Escuela de Formación (ESCAFRONT) los miembros están en constante entrenamiento debido a que siempre se incorporan equipos y herramientas nuevas y deben ser actualizados para su correcto uso, “el mejor ejemplo son las armas no letales como la pistola eléctrica porque prestamos servicios en el mercado binacional, donde hay multitud, y no usamos el arma primaria”. 

Incremento del intento de éxodo

En plena pandemia, los haitianos se incrementaron en número con su marcha hacia la República Dominicana, “sí una persona transita sin documentos se encontrarán con una patrulla del CESFRONT”, advirtió el general de Brigada de Operaciones y Despliegue del CESFRONT.

El titular de la entidad castrense informó que a partir del 2021 cerca de tres mil nacionales haitianos intentaron cruzar la frontera, a causa de la inestabilidad, la inseguridad y la desesperación que viven en su país, Haití. Así lo han manifestado en protestas y revueltas públicas donde el sudor, el cansancio y la rapidez de su idioma les delata la insatisfacción. 

“Estos tres mil haitianos detenidos fueron devueltos a su país de origen por el CESFRONT una vez que son entregados por migración. Esas personas fueron detenidas en zonas donde tenemos responsabilidad”, explicó el general de Brigada al referirse a la invasión de los pasos formales que son violentados a diarios por los incansables migrantes. Donde cubanos y venezolanos, también buscan la oportunidad de acceder al país con destino a los Estados Unidos.

Foto: Marvin del Cid/Diario Libre./Vista aérea de la frontera que divide a Haití de República Dominicana con una longitud de 391 nilómetros cuadrados entre la parte occidental y oriental de la Isla.

Para tales fines, un millar de militares experimentados para enfrentar cualquier amenaza por aire desde la Fuerza Aérea Dominicana, por tierra con el CESFRONT al mando y por agua desde la Armada Dominicana o Fuerza Naval que vela por la salvaguarda de las aguas y costas del país, todos bajo la sombrilla del Ministerio de Defensa, regulador y fiscalizador de esas instituciones militares.

Es importante resaltar que el Ejército Dominicano es el responsable de dominar todos los espacios, no es tarea del CESFRONT, “en el trayecto se encuentra puestos fijos del ERD, también patrullas motorizadas que dan protección a los usuarios de la carretera internacional”, aclaró.

Policía Fronteriza de Haití (POLIFRONT)

Respecto a la relación de seguridad fronteriza entre ambas naciones, Durán Infante alentó que: “Nosotros tenemos una relación muy buena con nuestro homologo haitiano que se llama POLIFRONT, que está desplegada a lo largo de la frontera y están en proceso de formación, reclutando personal”.

“Cuando hay una situación de seguridad o sea que cruzó una persona, de aquí para allá, y tiene conflicto con la ley de inmediato nos ponemos en contacto y viceversa”, dijo. En ese sentido, la COVID-19 no ha detenido las aspiraciones migratorias y el movimiento del mercado binacional.

La COVID-19 sin fronteras

A partir de la expansión de la COVID-19, Haití desbordó la desesperanza en sus ciudadanos y tras un agresivo y perseverante traslado que no se medía, no se rendía y se anteponía por encima de la ley; los cuerpos castrenses nacionales emplean una estrategia para regular el ingreso ilícito, no solo de personas, también de cigarrillos, ajo y otros productos comercializados por tradición en los 391 kilómetros de perímetro fronterizo.

Asimismo, la importancia de la inteligencia en la frontera para lograr combatir algunos delitos propios de la zona como son el robo de ganado, el narcotráfico y el tráfico de armas, sobre todo en la parte Norte, y además, de vehículos, motocicletas, minibuses y camiones como parte del control de los destacamentos o de los puestos de Tarea Conjunta Interegencial y con el apoyo de una flotilla de buggies y camionetas disponibles para el CESFRONT vigilar, monitorear y custodiar la seguridad nacional desde la zona limítrofe.

“Nosotros enfrentamos a diario eso y el contrabando de mercancías y en estos últimos días el CESFRONT ha incautado millones de cigarrillos tratando de entrar desde Haití hasta República Dominicana, tanto por la frontera terrestre como por el agua en coordinación con la Armada”, dijo el general de Brigada refiriéndose a febrero del 2021.

Las rutas o puntos más críticos para los contrabandos tienen su tipo de producto, así lo explicó el experto militar que detalló que: “El ajo tiene una época; en este momento no hay mucho trasiego de ajo debido a que en el país, hay mucho ajo y su precio está bajito. Por eso tratan de pasar otros productos. Cada mercancía tiene su zona, ejemplo, Dajabón y Monte Cristi la gran cantidad de mercancía es ajo, cigarrillo y marihuana”.

“Pero en la zona de Elías Piña lo que predomina es la marihuana traída desde Haití hacia República Dominicana porque viene muchas veces de Jamaica y lo usan como puente, además, usan el río Masacre. Parte de esa marihuana se queda aquí para consumo local, pero tratan de sacarla del país”, precisó. A seguidas, sostuvo que normalmente esas mercancías son de tránsito, “en el caso de la cocaína es incautada muchas veces por la zona Sur de Barahona, Juancho, Pedernales y Cabo Rojo”.    

De inmediato, Durán Infante, sostuvo que desde la Base Interegencial emplean las herramientas tecnológicas como escáner para la detección de carné falsos o permisos de migración adulterados, también el uso de drones para observar con una panorámica todo el entorno, conformado por las cámaras térmicas desplegadas en la frontera y monitoreadas por el J2, desde el MIDE.

“Esto nos permite detectar esos grupos durante la noche de manera más eficiente y los vehículos a todo terreno que nos permite llegar a lugares de difícil acceso”, explicó el general. La criticidad del momento sociopolítico y económico de Haití resulta un dolor de cabeza para el Gobierno dominicano y muestra desidia o falta de compromiso por el lado haitiano.

Foto/Diario Libre/Cerca del 20% de las parturientas en el sistema hospitalario dominicano son de nacionalidad haitiana, según un informe del Servicio Nacional de Salud 2020-2021.

Así lo ponderan expertos en el tema migratorio, sin embargo, los dominicanos se cuestionan qué tan segura es la frontera que las autoridades no detienen a totalidad el ingreso de haitianos, que muchas veces, por medio del trabajo en el arroz o el banano en la zona Norte, cruzan desde Santiago hacia Santo Domingo, como admitiera Durán.

El general de Brigada garantizó que: “La frontera está segura bajo la estricta vigilancia del Ejército de la República Dominicana y del CESFRONT, para eso contamos con personal desplegado en varios puntos. En el caso de nosotros nos corresponde trabajar en los pasos formales de entrada y salida en la frontera terrestre”. La institución trabaja de la mano con las direcciones de Aduana y Migración, y el J2.

Parturientas haitianas y regulación de enfermedades

El foco de embarazadas haitianas que se trasladan a parir a los hospitales dominicanos ubicados en la frontera registra que cerca de ocho parturientas de diez no son dominicanas, según lo registra Salud Pública y calcula el Servicio Nacional de Salud (SNS) de que cerca del 27% de los nacimientos en el país son de nacionales haitianos, como parte del 10 al 14% del presupuesto hospitalario dominicano.

De igual manera, la regulación de enfermedades contagiosas como el cólera y la malaria, pues, con la migración llega el paquete completo en cada persona que logra penetrar a suelo dominicano.  

Haití y su éxodo en pandemia

En reportajes audiovisuales y videos en redes sociales que se han viralizado se ha podido observar la desesperación, el desborde y gentío de haitianos tratando de cruzar básicamente, a la fuerza y a gritos, desde Elías Piñas hacia la parte occidental dominicana. Mujeres con niños en brazos, hombres con montones de sacos y objetos en manos.

Para tales fines, como si fuese premonición, en 1959 la Organización de Estados Americanos (OEA) estableció que los haitianos no podrían vivir en Haití, tal augurio se registró en un informe técnico oficial, con la advertencia de que deberían emigrar familias enteras para lograr sobrevivir hacia algún territorio del Caribe menos poblado. Haití es considerado uno de los diez países más pobres del mundo, fuera de África.

Sin duda alguna, en tiempos de la COVID-19, Haití ha presionado más que nunca el sistema de salud dominicano, no solo por sus ocho de diez parturientas que abarrotan los hospitales como lo afirma la Agencia EFE que, las cifras del 2021 señalan a las haitianas con partos triplicados hasta principio del 2021, es decir, están naciendo más bebés haitianos que dominicanos.

En conclusión, un detonante ha sido la pandemia, donde los centros hospitalarios públicos están abarrotados de pacientes por coronavirus y de parturientas. Sin quitar el ánimo de que el éxodo haitiano se incrementa a diario por la crisis económica y social, además, de la inseguridad ciudadana. La pandemia solo ha venido a contextualizar un mal enraizado por cientos de años.

El medioambiente y el CESFRONT

La depredación ambiental es otro flagelo en la zona, ya que los árboles son usados para la producción de carbón y otras materias primas artesanales.

 Así lo confesó Infante quien dijo que: “Tenemos la depredación en Jimaní y Pedernales, y así como el guaconejo que es un árbol de donde extraen aceite para hacer perfume”.   De igual modo, los desastres naturales y antrópicos.

Foto/El Jacaguero.com/Decomiso de cargamento de ajo ilegal desde la frontera hacia R.D.
El director de CESFRONT, Durán Infante, mientras vigilan el camión repleto de sacos de ajo.

Fortalecimiento de la frontera

El titular indicó que en lo adelante, “es ingresar nuevos miembros donde el señor ministro de Defensa está haciendo las gestiones para conseguir los fondos y la logística que implica, también la adquisición de otros equipos como motocicletas de alto cilindraje para nosotros perseguir el delito y vehículos a todo terreno”.

Los datos fueron ofrecidos en el contexto de la COVID-19 donde expresó que: “Nuestros soldados están equipados y motivados para la misión que nos toca. El señor presidente ha hablado de estos temas y próximamente le tocará a las Fuerzas Armadas”.

RD-HAITÍ: COVID-19 SIN FRONTERAS; CONTEXTO ENTRE DOS NACIONES. Un trabajo especial para la Escuela de Graduados en Altos Estudios Estratégicos (EGAEE) del Ministerio de Defensa de la República Dominicana, en la octava edición del Taller de Comunicación Eestratégica para la Seguridad y Defensa Nacional dirigido a periodistas y comunicadores. (Adalgisa Corcino).

#MIDE #CESFRONT #POLIFRONT #ESCAFRONT #COVID-19 #FRONTERA

Share This