En 1922 en el aeródromo de Getafe, el autogiro de Juan de la Cierva, en su primer vuelo, consigue elevarse 25 metros del suelo durante tres minutos.