8 agosto, 2020

Sin la Cruz, Muerte y Resurrección de Cristo no hay Salvación.

El Triduo Pascual (del latín: Truidumm Paschale), es considerada la celebración más importante de la semana mayor donde se vive la pasión muerte y resurrección de Cristo.

Inicia con el Jueves Santos, donde se recuerda la ultima cena de Jesús con sus discípulos reunido en el Cenáculo en la víspera de la pasión, donde dejo el legado del don de la Eucaristía, Sacramento por excelencia de los católicos y regándonos el Ministerio Sacerdotal.

En este día Jesús nos recuerda con el lavatorio de los pies que también se celebra, “Que el no vino a ser servido, si no a servir”, también nos dice que en (Juan 15,3) lo que él ha hecho por nosotros, que lo hagamos por lo demás.

El viernes santo alcanza su cima con la celebración de la pasión de Cristo donde se narra el suceso protagonizado por Jesucristo entre la última cena, la crucifixión y muerte. Ahí donde Jesús nos demuestra su amor, entregándose por nosotros.

Con la Vigilia Pascual concluye este triduo celebrada la noche del sábado santo la cual conmemora la resurrección del Señor. La Vigilia que significa pasar una noche en vela, la misma está adornada por el cumplimiento de todas las profecías y recuperación vital de la vida de Jesús.

Estos tres días donde nos narra su pasión, donde nos dice que sin su muerte no habría salvación, nos invita a reflexionar y ver la vida desde otra perspectiva y darnos cuenta que sin su amor no somos nada ni nadie.

 ¿Realmente valió la pena el sacrificio que hizo Jesús nosotros, como es nuestro agradecimiento hacia él?

Que todo vivamos este Triduo Pascual como Dios manda!

Bendiciones de lo alto!

Share This