6 agosto, 2020

Las otras víctimas del coronavirus en México: no los atendieron por la saturación en hospitales

Este problema también representa un golpe a la economía de las familias, que recurrido a instituciones privadas para atender los padecimientos de sus seres queridos

La mayor parte de los esfuerzos médicos en la actualidad se han concentrado en la emergencia sanitaria ocasionada por la COVID-19 y mientras los fallecimientos por el nuevo coronavirus aumentan también lo hacen las víctimas colaterales, aquellas que no recibieron atención en los hospitales públicos por otros asuntos.

De acuerdo con el último informe de la Secretaría de Salud en relación a la ocupación hospitalaria en el todo el país, de las 29,663 camas de hospitalización, 16,391 continúan disponibles, es decir, el 55%; sin embargo, personas con padecimientos distintos a la COVID-19 han padecido de la imposibilidad de acceder a los servicios de salud por saturación o temor a nuevos contagios.

Algunos ejemplos de esta situación fueron recabados por el portal Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad. Uno de ellos es Carlos Fernando Vera, quien tuvo una complicación por la trombosis venosa profunda que padecía. Tras los problemas, lo trasladaron al Hospital General de Cuernavaca y luego al de General de Cuautla. En ambos sitios le negaron la atención.

Al final tuvo que regresar a su casa, lugar en el que murió por un paro respiratorio. Cabe mencionar que desde hace meses le habían advertido sobre su padecimiento e incluso le dijeron que era necesario operarse la pierna. En marzo, al notar complicaciones, él y su esposa decidieron acudir a su centro de salud, pero no los atendieron debido a la saturación de pacientes con coronavirus.El IMSS anunció la reprogramación de cirugías y consultas tras el inicio de la pandemia de coronavirus. (Foto: Jorge Núñez/EFE)El IMSS anunció la reprogramación de cirugías y consultas tras el inicio de la pandemia de coronavirus. (Foto: Jorge Núñez/EFE)

“Lo que preocupaba a los doctores es que iba a agarrar el COVID y me dijeron: ‘va a ser peor, porque si de esto (la infección) se está curando y le cae eso, de eso ya no va a sobrevivir”, narró la esposa al medio de comunicación.

Una constante en las instituciones de salud públicas ha sido la postergación de cirugías y consultas con el fin de reducir los contagios, además de asegurar las camas para pacientes de coronavirus que las requieran. De hecho, en abril, el IMSS informó que se llevaría a cabo la reprogramación de estas en las unidades médicas con gran demanda.

No obstante, eso representa un duro golpe a las economías familiares, las cuales han tenido que recurrir a hospitales privados para poder atender los padecimientos de sus seres queridos. MCCI reportó el caso de de una mujer de 78 años con insuficiencia renal, quien sería operada de la vesícula a finales de febrero en el Hospital de La Raza, pero a raíz de la pandemia este procedimiento se suspendió.

Desde entonces, su familia se ha visto en la necesidad de recurrir a instituciones privadasy ha gastado cerca de 100,000 pesos en estudios como biopsias y tomografías. Hasta el momento, no se le ha anunciado una nueva fecha para su operación en el IMSS.El desabasto de medicamentos para niños con cáncer ha sido uno de los casos más representativos a lo largo de la pandemia. (Foto: Jorge Núñez/EFE)El desabasto de medicamentos para niños con cáncer ha sido uno de los casos más representativos a lo largo de la pandemia. (Foto: Jorge Núñez/EFE)

Otro de los ejemplos más representativos durante la pandemia es el de los niños con cáncer, ya que si bien las autoridades sanitarias se comprometieron a regularizar el abasto de medicamentos, los padres han denunciado que no ha sido así.

“Hacemos un fuerte llamado a los diferentes niveles del gobierno, encargados de la salud, para que de forma pronta y oportuna surtan los diferentes medicamentos oncológicos a los hospitales y nuestros niños puedan continuar con sus tratamientos para el cáncer. De lo contrario, se seguirá poniendo en riesgo la vida de nuestros menores”, protestaron a finales de junio.

La pérdida de empleos también ha representado un gran problema para las personas con enfermedades crónicas, las cuales son las más vulnerables frente al coronavirus, y al quedarse sin trabajo perdieron su afiliación ante el Seguro Social, por lo que en caso de necesitar atención médica, su proceso se complicaría.

Cabe recordar que el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, mencionó en una entrevista con The Washington Post que entre marzo y mayo hubo tres veces más muertes que en otros años tan sólo en la Ciudad de México. En esos aumentos de la mortalidad se incluía a personas con padecimientos, los cuales no pudieron ser atendidos a causa de la saturación de las instituciones médicas.

Share This