31.1 C
Santo Domingo
domingo, junio 16, 2024
spot_img

La vacuna rusa contra el coronavirus presenta resultados positivos pero en un grupo reducido de pacientes fuera de la edad de riesgo

La candidata a vacuna contra la COVID-19 que desarrollan cient铆ficos rusos no han provocado incidentes adversos y generan anticuerpos, seg煤n los resultados preliminares de los ensayos cl铆nicos, detallados en un estudio difundido este viernes por la revista m茅dica brit谩nica The Lancet.

El informe sale publicado semanas despu茅s de que Rusia anunciase que ten铆a una vacuna contra el coronavirus, denominada Sputnik V, pero sin haber aportado detalles de las pruebas cl铆nicas, algo que gener贸 inquietud en el mundo cient铆fico.

El estudio detalla los primeros hallazgos arrojados por dos ensayos cl铆nicos en su fase temprana, en los que han participado 76 personas. El grupo de expertos encontr贸 que dos formulaciones -una congelada y otra liofilizada- de una vacuna que consta de dos partes son 鈥seguras鈥, pues no identificaron reacciones adversas de gravedad en m谩s de 42 d铆as e indujeron respuestas de anticuerpos en todos los participantes en un plazo de 21 d铆as.

Los resultados secundarios de los ensayos (no tan relevantes como los primarios) tambi茅n llevaron a pensar, seg煤n esto, que las vacunas producen asimismo, en un plazo de 28 d铆as, respuesta de c茅lulas T, que detectan y mata pat贸genos invasores o c茅lulas infectadas.

La formulaci贸n congelada est谩 dise帽ada para su uso a gran escala, mientras que la liofilizada se desarrolla teniendo en mente aquellas regiones de dif铆cil acceso, pues puede almacenarse a temperaturas de entre 2 y 8 grados cent铆grados. El estudio explica que la vacuna incluye dos vectores de adenovirus -el llamado 鈥渢ipo 26 de adenovirus humano recombinante鈥 o rAd26-S y el 鈥渢ipo 5 de adenovirus humano recominante o rAd5-S-, modificados para expresar la 鈥prote铆na del pico鈥 Sars-CoV-2, herramienta clave que el virus utiliza para invadir las c茅lulas humanas.

En las pruebas, se debilitaron los adenovirus a fin de que no se puedan replicar en c茅lulas humanas y no puedan provocar enfermedades (ya que, en general, causan habitualmente el resfriado com煤n). Ese tipo de vectores de adenovirus ya se han empleado en muchos ensayos cl铆nicos de manera segura, seg煤n el estudio, que apunta que estas vacunas tienen como objetivo estimular ambos brazos del sistema inmune: los anticuerpos y las repuestas de las c茅lulas T, de forma que ataquen el virus cuando circule por el organismo y tambi茅n las c茅lulas infectadas por el Sars-CoV-2.

El autor principal, Denis Logunov, del Centro Nacional de Investigaci贸n para Epidemiolog铆a y Microbiolog铆a (Rusia) coment贸 que 鈥cuando las vacunas de adenovirus entran en las c茅lulas de las personas, generan el c贸digo gen茅tico de la prote铆na spike del Sars-CoV-2鈥, que ocasiona que las c茅lulas produzcan esta prote铆na. Esto ayuda, seg煤n dijo, a 鈥ense帽ar al sistema inmunitario a reconocer y atacar el virus del Sars-CoV-2鈥 aunque 鈥para formar una respuesta inmunol贸gica potente contra el virus, es importante proporcionar una vacuna de refuerzo鈥.Un especialista durante la producci贸n de la vacuna "Gam-COVID-Vac" desarrollada por el Instituto Nacional de Investigaci贸n de Epidemiolog铆a y Microbiolog铆a de Gamaleya (Reuters)Un especialista durante la producci贸n de la vacuna 芦Gam-COVID-Vac禄 desarrollada por el Instituto Nacional de Investigaci贸n de Epidemiolog铆a y Microbiolog铆a de Gamaleya (Reuters)

En este sentido, Logunov puntualiz贸 que las vacunas de refuerzo que usan el mismo vector de adenovirus podr铆an no producir una respuesta efectiva, pues el sistema inmunol贸gico podr铆a reconocer y atacar el vector鈥 y esto 鈥渋mpedir铆a que la vacuna entrar en las c茅lulas del cuerpo鈥. Por ello se han usado dos tipos diferentes de vectores de adenovirus 鈥en un intento por evitar que el sistema inmunol贸gico se haga inmune al vector鈥.

Los ensayos se llevaron a cabo en dos hospitales rusos con adultos de entre 18 y 60 a帽os, que se aislaron tan pronto se registraron para participar en las pruebas cl铆nicas y permanecieron en los centros m茅dicos durante los primeros 28 d铆as. Entre algunos de los hallazgos, vieron que ambas formulaciones resultaron seguras y se toleraron bien y entre los eventos adversos m谩s comunes figuraron dolor en el lugar de la inyecci贸n (en un 58 % de participantes), hipertermia (en un 50 %), dolor de cabeza (un 42 %), astenia (un 28 %), y dolor muscular y de articulaciones (24 %).

Tras los experimentos, los cient铆ficos consideraron que utilizar diferentes adenovirus supone un planteamiento efectivo para desencadenar una 鈥robusta respuesta inmunol贸gica鈥 pero alertaron de que a煤n es necesario acometer m谩s investigaciones. Sobre las 鈥limitaciones鈥 del estudio, incluyeron el corto periodo de seguimiento (42 d铆as); que se trate de una investigaci贸n 鈥peque帽a鈥; que algunas partes de la primera fase de los ensayos incluya solo a voluntarios varones y que no hubiese placebo.

En cuanto a los pr贸ximos pasos de la investigaci贸n, el profesor Alexander Gintsburg, del citado centro, dijo que la fase tres del ensayo cl铆nico de la vacuna incluir谩 40.000 voluntarios de diferentes grupos de edad y de riesgo y se llevar谩 a cabo con una constante vigilancia. El epidemi贸logo Naor Bar-Zeev, del Centro internacional de Acceso a Vacunas (Estados Unidos), ajeno a la investigaci贸n, alert贸, por su parte, de que todos los candidatos a vacuna deben mostrar 鈥que son seguros y probar una eficacia cl铆nica duradera (que incluya a grupos de mayor riesgo) en ensayos grandes aleatorios antes de que puedan ser utilizados鈥.

El extra帽o camino a la vacuna rusa

En abril el presidente ruso Vladimir Putin reuni贸 a los cient铆ficos m谩s destacados del pa铆s junto a sus funcionarios del 谩rea sanitaria y les orden贸 que deb铆an desarrollar de forma urgente una vacuna para vencer al coronavirus. Fue as铆 como cuatro semanas despu茅s de aquella reuni贸n, Alexander Gintsburg, director del Instituto para Epidemiolog铆a y Microbiolog铆a Gamaleya, anunci贸 que ya hab铆an encontrado una vacuna, seg煤n public贸 The Wall Street Journal. en un art铆culo firmado por Georgi Kantchev Thomas Grove.

Gintsburg estaba convencido de la efectividad del descubrimiento que pondr铆a fin al brote de Sars-CoV-2. Fue por eso que orden贸 que parte de su staff se inyectara una dosis para demostrar que era segura para la poblaci贸n. Putin, contento, dio su bendici贸n. Demor贸 unos meses en hacer p煤blica la noticia. El pasado 11 de agosto convoc贸 a los medios y dio el pomposo anuncio. 鈥Esta ma帽anapor primera vez en el mundo, se ha registrado una vacuna contra el nuevo coronavirus鈥, dijo Putin. 鈥S茅 que es bastante eficaz, que otorga una inmunidad duradera鈥, agreg贸. Se sent铆a victorioso en su carrera contra las dem谩s potencias.Vladimir Putin, el pasado 11 de agosto durante la presentaci贸n de la vacuna rusa contra el coronavirus (Reuters)Vladimir Putin, el pasado 11 de agosto durante la presentaci贸n de la vacuna rusa contra el coronavirus (Reuters)

Pero la buena nueva que quiso instalar el Kremlin fue r谩pidamente cuestionada por organismos serios e internacionales. Alemania, Estados Unidos, Reino Unido y hasta la Organizaci贸n Mundial de la Salud (OMS) pusieron en duda la seguridad de la vacuna de PutinMucho m谩s cuando se filtr贸 un documento del propio gobierno ruso en el que se admit铆a que las dosis no deb铆an suministrarse a dos grupos etarios claves de la pandemia: los mayores de 60 a帽os y los menores de 18. 鈥Acelerar los progresos no debe significar poner en compromiso la seguridad鈥, advirti贸 la OMS. Se refer铆a a que tan s贸lo hab铆a sido probada en 76 voluntarios al momento en que se present贸 en sociedad.

Fue tal la importancia que le dio la jerarqu铆a rusa a esta vacuna que la bautiz贸 como Sputnik V, en referencia al primer sat茅lite que la Uni贸n Sovi茅tica lanz贸 al espacio. 鈥Incluso el nombre dice que el objetivo de esto es obtener una ventaja geopol铆tica, ser el primero. Podr铆a ser una gran vacuna. Pero simplemente no lo sabemos. Es una apuesta con la vida de las personas, una ruleta rusa鈥, dijo Konstantin Chumakov, un vir贸logo ruso miembro de Global Virus Network. Chumakov se fue de Rusia hace tiempo y est谩 radicado en los Estados Unidos.

Por su parte, Vadim Tarasov, de la Universidad Sechenov y parte del equipo que supervis贸 los escasos ensayos de la 鈥soluci贸n Putin鈥 para el coronavirus, indic贸 que la vacuna era segura. 鈥Cu谩n efectiva es, es otra cuesti贸n鈥, admiti贸. Eso s铆, se esperanz贸: 鈥Si tenemos una nueva ola (de contagios) en oto帽o, tenemos una herramienta segura que podemos usar鈥.

Los cient铆ficos rusos aceleraron modelos de vacunas que ya ten铆an estudiados. Se basaron, b谩sicamente en la que estaban desarrollando para combatir el MERS y el 茅bola. Consiguieron las secuencias gen茅ticas de sus colegas chinos y comenzaron a abocarse de inmediato en la misi贸n que ya les hab铆a encargado Putin. El Instituto Gamaleya contaba con 100 investigadores trabajando sin descanso y apoyado por otros de San Petersburgo y Siberia.

Pero estaban atrasados comparados con sus colegas transnacionales del Reino Unido y los Estados Unidos. Mientras estos ya estaban anunciando que probar铆an sus f贸rmulas en humanos, los rusos comenzaban a hacerlo en ratones y conejos. Demasiado atr谩s por tratarse de una carrera. El Kremlin, entonces, decidi贸 darles un empuj贸n. Saltaron a los primates y de inmediato se inyectaron ellos mismos la p贸cima. Luego a 38 soldados. El Instituto -que tiene 130 a帽os de historia y un gran prestigio internacional- hab铆a cometido algunas licencias in茅ditas para su vida.

Uno de los temores de esquivar todos los procesos de seguridad que requieren este tipo de campa帽as, es que de no generar inmunidad de largo tiempo o no tener informaci贸n de c贸mo podr铆a afectar a pacientes con riesgos previo podr铆a ser un聽b煤meran para combatir la epidemia. Una falsa expectativa podr铆a generar en la gente la sensaci贸n de que pueden dejar sus casas sin consecuencias, lo que generar铆a una expansi贸n del virus a煤n mayor.

Art铆culos Relacionados

煤ltimas