4 agosto, 2020

Caso de mujer afroamericana a la que prendieron fuego en Wisconsin será investigado como crimen de odio


Althea Bernstein, una paramédico de 18 años, estaba dentro de su carro cuando fue atacada

Althea Bernstein es una paramédico de tan solo 18 años de edad, y el pasado miércoles en la madrugada fue atacada. De acuerdo a lo que ella le contó a la policía, cuatro hombres blancos la rociaron con un líquido inflamable, le prendieron fuego y le llamaron con un insulto racista.

Ahora, el ataque que ocurrió en Madison, Wisconsin, a tan solo unas cuadras del capitolio del estado, será investigado como un crimen de odio.

La mujer biracial explicó que ella estaba conduciendo hacia la casa del amigo de su hermano alrededor de la 01:00 horas (tiempo local), en la madrugada, cuando se detuvo en una luz roja. Ella estaba escuchando música y tenía la ventanilla del conductor abajo, cuando escuchó a alguien usar una palabra con componentes racistas.

De acuerdo con el reporte policial, cuando ella volteó, vio a cuatro hombres en un auto. Uno de ellos le lanzó un líquido que le cayó en la cara y en el cuello y después aventó un encendedor prendido, lo que ocasionó que su cara se le incendiara.

Ella aceleró y apagó las llamas son sus manos”, dice el reporte. La joven decidió manejar a su casa, en donde su madre le aconsejó que lo mejor era ir al hospital. Una vez ahí, fue tratada por quemaduras. El personal del hospital cree que el fluido era para encendedores.

La adolescente sufrió de quemaduras de segundo y tercer grado, de acuerdo con Michael Johnson, director ejecutivo de la organización Boys & Girls Club of Dane County, y quien habló en nombre de la familia.

Es totalmente inaceptable dado todo lo que está sucediendo en este país. Es un comportamiento inaceptable que simplemente no vamos a tolerar”, dijo Johnson al portal de BuzzFeed News.

“(La familia Bernstein) está triste por lo que le sucedió a Althea y el ataque no provocado a su cuerpo. En este momento, nuestra familia está pidiendo a todos que respeten nuestra privacidad mientras Althea se está recuperando de las quemaduras en la cara y el cuello”, dijo la familia de la joven a través de un comunicado.

Satya Rhodes-Conway, la alcaldesa de Madison, capital de Wisconsin, describió el ataque a WISC-TV como un crimen “horrible y absolutamente inaceptable”.

“Si bien todavía estamos aprendiendo más sobre los detalles, la información actual sugiere que este puede haber sido un crimen premeditado dirigido a personas de color, lo que hace que el incidente sea aún más inquietante”, declaró Rhodes-Conway.

Por su parte, el Departamento de Policía de Madison se encuentra revisando los videos de vigilancia para poder localizar a los sospechosos. De ser encontrados, podrían enfrentar cargos de intento de asesinato, además de poner en peligro la seguridad, con el agravamiento de crímenes de odio. Esto lo haría más elegibles para sentencias mucho más duras, de acuerdo a WISC-TV. Victor Wahl, jefe de policía de Madison, informó que la investigación es una prioridad para el departamento.

“¿Dónde está el respeto por la humanidad? Espero que la policía detenga a estas persona. Vivimos en una época en Estados Unidos en la que deberíamos mostrar empatía y amor”, expresó Johnson en una entrevista.

Por su parte, Johnson es un activista que ha recaudado dinero para hombres afroamericanos que han sido asesinados por miembros de la policía, entre ellos George Floyd, cuya muerte desató una serie de movilizaciones masivas en las últimas semanas contra la brutalidad policiaca, y Michael Brown. Ahora está trabajando en conjunto con la familia y las autoridades.

Share This